Hola & Bienvenido(a) a nuestra pgina comunitaria Purpecha. Esta es su primera visita? Registrarse
►Chxapajtsin:
Sguenos en Facebook Sguenos en Twitter Flickr Venos en YouTube
Resultados 1 al 1 de 1

Tema: Acerca de la educacin waksecha. Ponencia leda en el Seminario de Cultura Purpecha, en el Museo Casa de Morelos, Morelia, Michoacn

  1. #1
    Ix anapu Avatar de Tsimarhu
    Fecha de ingreso
    22 ene, 10
    Ubicacin
    Tlalpan, Distrito Federal, Mxico.
    Nombre real
    Carlos
    Mensajes
    57
    Add Tsimarhu on Facebook Add Tsimarhu on Google+
    Visit Tsimarhu's Youtube Channel

    Post Acerca de la educacin waksecha. Ponencia leda en el Seminario de Cultura Purpecha, en el Museo Casa de Morelos, Morelia, Michoacn

    Pedro Mrquez Joaqun contina la lnea de identificacin e investigacin, que varios autores vienen llevando a cabo, de los conceptos bsicos para comprender los principios sociales del Pueblo Purpecha que, en espaol, se dan en llamar: el costumbre, la creencia, el mando, la honra, la rotacin de las responsabilidades, el servicio al pueblo, el acompaamiento y, ahora, la buena educacin.1

    Para ello, Mrquez Joaqun recurri a la Relacin de las ceremonias y ritos y poblacin y gobernacin de los indios de la provincia de Mechuacn y a los vocabularios purpechas del siglo xvi. Desde hace dcadas se ha utilizado la Relacin e incluso, al menos en una ocasin, el Diccionario grande de la lengua de Michoacn, para conocer la estructura poltica de la antigua confederacin tarasca y su organizacin social, pero ahora el autor lo hace para desglosar los principios y los valores, ideolgicos si se quiere, que normaban la formacin de quienes presidan tal estructura y que supone la existencia de una minora selecta y educada.

    El uso de los vocabularios como fuente, ya antes se ha hecho, aunque en menor medida; ahora el autor los revisa logrando establecer la denotacin y las connotaciones de la palabra kaxmpekwa, con lo cual obtuvo mayores elementos para el conocimiento de este concepto.

    Todo ello le permiti percatarse mejor de su contenido y del destacado papel, entre otros aspectos, de los discursos como recurso de enseanza, instruccin y mandato, y como medio medular de comunicacin formal en la antigedad. Al usar los vocabularios un estudioso purpecha oriundo de Cheranstico, ste lleva cierta ventaja lingstica y dependiendo de su formacin acadmica puede, adems, extraer en mayor o menor medida, resultados relevantes.



    La kaxmpekwa
    El estudio de marras versa acerca de la kaxmpekwa o kaxmpikwa, que Gilberti tradujo como cortesa, buena crianza y Pablo Velsquez como honestidad, honradez, modestia, pero el autor muestra que tiene muchas implicaciones y, por lo tanto, un amplio contenido. De esa manera, deja ver su relevancia como concepto educativo, formativo e instructivo de los hombres.

    Por ello, nos da a saber que la kaxmpekwa es algo ms: el modo ideal de ser y de comportarse ante Dios y la sociedad. O para decirlo de otro modo, la formacin de un tipo de hombre ideal, que tenga buena conducta aceptable a los dioses y a la sociedad hoy se dira que a Dios y a los santos lo que implica un buen comportamiento fruto de una buena educacin. An ms: expresa la visin de la vida, amn de regular la relacin personal con la sociedad, la naturaleza y los dioses.

    Prepara para cumplir las necesidades de stos y as contar con su apoyo procurando el bienestar social de la comunidad y cumpliendo con el principio de trascendencia. La kaxmpekwa es algo bello, bonito, que agrada a la gente, que gusta, que luce y que se ve bien y que forma un kaxmpiti o kaxmpeti, hombre educado, honesto, honrado, humilde, corts, bien criado, con una conducta socialmente vista y aceptada como buena; lo que implica un modo de comportamiento cultural y ciertas prcticas sociales.

    No se le escapa al autor, la inferencia de que era, en el seno de la familia extensa, donde se daba la crianza adecuada para formar a un kaxmpeti o un bien educado, quien, como tal, se presentaba ante sus mayores, la sociedad y la naturaleza, denotado en su conducta, en su habla y en el modo de dirigirse a las personas con correccin y cortesa.

    El autor concluye su examen indicando que la kaxmpekwa era la cualidad personal y la formacin de hombres que mostraban su educacin en su sociedad y ante los dioses, los cuales sancionaban su conducta pues la kaxmpekwa era algo acordado entre los dioses y los hombres. Adems, agrega, el trmino tiene las connotaciones de lealtad, agradecimiento, comedimiento, complacencia de los deseos ajenos, cortesa, buena crianza, obediencia, disciplina, virtud, honradez y respeto. En resumen, la kaxmpekwa denota tanto una buena crianza, como la consecuente buena educacin que se manifesta en el comedimiento, el respeto y la cortesa, as como en el buen hablar.

    Si bien el autor prefiere evitar el reto de traducir el trmino al espaol con una sola palabra, puede aventurarse a hacerlo, sin temor, usando varias palabras si es preciso, en el entendido de que, como en todas las lenguas, nunca es posible una traduccin exacta sino aproximada, como hicieron los frailes lenguatarios espaoles para componer sus vocabularios. Tal es el caso de kaxmbeti que, tal vez, pueda traducirse como bien educado o, en el lenguaje del espaol coloquial, simplemente como educado, como se expresa, por ejemplo, en la frase: Que bien educado es Jos cuando va a misa. Cabe decir que la idea de la persona educada, en el espaol de Mxico, tiene igualmente una amplia gama de implicaciones que abarcan cortesa, hablar sin usar palabras groseras u ofensivas, protocolo social, manera de mover el cuerpo y las manos, apariencia fsica, buena conducta, aseo del cuerpo y el vestido, cumplimiento de deberes sociales y religiosos, respeto a los mayores, buenos modales, comportamiento en la mesa, etc. De manera que bien puede buscarse vocablos del espaol equivalentes con un contenido igualmente amplio como el de kaxmpekwa.

    En este punto, una pregunta pertinente es obligada: la kaxmpekwa, se refiere a la formacin masculina o tambin a la femenina, o bien, haba (o hay) una kaxmpekwa para la educacin de las mujeres?

    Descompos icin del vocablo
    Por orta parte, el autor dedica unos prrafos para descomponer la palabra kaxmpekwa, luego de explicar que las palabras purpechas constan siempre de una raz verbal, a la cual se le agregan partculas que le van dando un significado ms particular. Para comprender mejor esta parte de la exposicin, sera til que nos explicara cada parte de la palabra. Luego de consultar a un compaero lingista, entiendo que, dado que de ningn modo puede considerarse kaxmpe una raz del purpecha, como pareciera que sugiere el autor, un tentativo primer anlisis morfolgico de esta palabra sera descomponerla en la raz verbal kax-, seguida de los infijos -m- y -pe- y el sufijo sustantivizador -kwa; pero falta saber qu significa o qu indica la raz kax- y qu funcin cumple cada infijo. Segn algn hablante del purpecha afirm, en el Seminario donde Mrquez Joaqun expuso su trabajo, kax- da a entender la accin de poner algo sobre el hombro, lo cual puede ser la manera simblica de tomar el mando o asumir una responsabilidad.

    El irchekwa waks
    La ponencia trata su tema como le fue posible estudiarlo con la magnfica Relacin de Michoacn; por lo tanto, hace la reconstruccin de la kaxmpekwa entre los waksecha del siglo xvi. Como es de todos sabido, en la antigedad de lo que hoy es Michoacn existieron varios irchekuiicha gobernados por varios clanes. La ponencia trata acerca del irchekwa del clan de los waksecha, los guerreros aguila, cuya casa gobernante estaba asentada en Tsintsntsani o Uitzitzillan. Cabe preguntarse si la kaxmpekwa waks se cultivaba en todo su irchekwa o seoro o era slo propio de su casa gobernante. La evidencia etnogrfica contempornea parece indicar que estaba extendida o era muy semejante entre los seoros confederados.

    El autor nos hace saber lo mucho que la Relacin informa, en particular en el caso de Tarakuri, cabeza del clan wakus, quien fue preparado para ser ircha o seor instruyndole acerca de sus ascendientes y recibiendo formacin para saber cmo actuar ante su gente y qu obligaciones religiosas deba atender. La kaxmbekwa que recibi fue tanto hablada como practicada. Una vez que hubo de asumir su responsabilidad, tena la facultad de castigar la desobediencia, en tanto los principales de su casa gobernante lo haban elegido por sus cualidades.

    Entre los waksecha, informa Pedro Mrquez, se toleraba el incumplimiento de la kaxmpekwa hasta por tres veces, si bien como l presume tal vez se amonestaba, pero a la cuarta se castigaba incluso quitando la vida al infractor. Por otra parte, el autor asocia el tema con el valor que se otorgaba a la nchikwarhita, el trabajo, tanto para el comn como para los mandones.

    Es de notarse la importancia que se daba al habla correcta y corts, que supone entrenamiento, lo que permita hacer discursos o dirigir la palabra cuando ello era necesario. El nuevo ircha, una vez elegido, daba su primer mensaje o discurso. Realmente resalta el uso de los discursos como medio para reclamar obediencia, ayuda, respeto a los valores, conducta adecuada, cumplimiento de los deberes; o bien, incluso para admitir una responsabilidad.

    El mando
    De particular importancia es lo referente al ejercicio del mando contenido en la kaxmpekwa, al que Pedro Mrquez le otorga bastante atencin. La kaxmpekwa se consideraba como criterio para elegir al gobierno waks, ya que el gobernante o ircha deba ser kaxmpiti, es decir, bien criado y educado, discreto, experimentado y prudente. l deba aplicar los valores culturales del clan, si bien se presume que los sacerdotes seguan siendo los guas morales.

    Haba una relacin entre la voluntad de los dioses y el mando. El ircha elegido, una vez entronizado, se supona puesto por Kurkaweri.

    La gente comn deba obediencia a los mandones, ya que, segn la ideologa dominante, stos obedecan la voluntad de los dioses. Cabe comentar que los gobernantes, a su vez, en la Relacin parecen gobernar obedeciendo, pero a quienes obedecen o al menos, de quienes reciben gua moral, consejo y juicio de su conducta era de los viejos principales y los sacerdotes.

    Un principio importante, hasta la fecha, era el que los funcionarios deban dar servicio. Ahora bien, se serva a los dioses, pero tambin se serva explcitamente al pueblo?, cabra preguntarse, esto estaba incluido en la kaxmpekwa? Tal vez el autor pueda tener una idea al respecto.

    Un cuerpo de viejos, que ya haban pasado por cargos, ayudaba a quienes eran nombrados en su lugar, escribe el autor agregando un elemento de la mayor relevancia: la jarhmekwa, es decir, la voz de autoridad, as como la jurmukwa, el mando. No menos importante era que los viejos eran quienes tenan el sentido de las cosas de los tiempos pasados, lo cual era muy importante para el clan waks. Hasta la fecha, algunos viejos suelen decir: Yo soy antigua, yo conozco la historia, yo s mandar.

    Por cierto, est lejos de ser una idea aventurada, atribuir, como ya lo han hecho algunos autores, a la antiqusima danza de viejos la representacin simblica de los antiguos mandones con la voz de autoridad. Centro simblico del deber principal de cada mandn era proveer la lea para el fuego eterno de la ykata del clan y la disposicin de escuadrones armados con sus respectivas capitanas. De nuevo, nada aventurada es la asociacin de este antiguo deber guerrero con las partidas actuales de moros danzantes, si bien stos ya son moros cristianizados.

    La implicacin clasista
    Cabe llamar la atencin acerca de que, en la averiguacin que Pedro Mrquez emprendi acerca de las connotaciones de la palabra kaxmpekwa y otras derivadas de su misma raz, aparezca el sentido de agradecimiento a la nobleza, lo cual permite adivinar una pista acerca de implicaciones clasistas. Acaso una de sus funciones era, amn del respeto y el comedimiento con los mayores y los dems en general, el respeto y la sumisin de los vasallos, que deban acatar la voz de autoridad de los mandones que, se haca creer, reciban rdenes de los dioses?

    Al respecto, puede observarse en la actualidad que el modo purpecha de dirigirse y tratar a los dems con cortesa e incluso protocolo, es an propio de algunos varones viejos, pero slo de un sector de ellos, lo que supone que, o bien se est perdiendo o menguando la kaxmpekwa y la pintkwa, o esto sigui siendo privativo de un sector social restringido. Despus de todo, la sociedad tarasca antigua fue una sociedad estratificada, y la purpecha posterior tambin mantuvo una distincin entre los principales (achecha) y el comn (purhpecha).

    La kaxmpekwa de una sociedad guerrera
    Ahora bien, en tanto estamos tratando acerca del irchekwa waks, estamos refirindonos a una sociedad guerrera. El propio autor menciona que una de las obligaciones de los gobernantes era hacer sementeras para las guerras y disponer de escuadrones armados, cuando las campaas militares de conquista as lo requirieran.
    Sin embargo, estn ausentes en la kaxmpekwa los valores propios de guerreros, como el valor, las habilidades para el manejo de las armas y la dedicacin de la vida a la guerra al servicio de los dioses. El de los waksecha era un clan esencialmente guerrero, de manera que su educacin debi incluir apologa del valor y habilidad en el manejo de las armas; los jvenes waksecha debieron adiestrarse en el uso del arco y la flecha, las lanzas y la porra, as como en el combate simblico con la pelota. Incluso deban haber recibido conocimientos de estrategia militar y tcticas guerreras para desempearse como capitanes, dado el caso, como se ve en una de las pinturas de la Relacin, donde los capitanes guerreros preparan el asalto a un casero. Todava la etnografa purpecha del siglo xx registraba el entierro en el campo de batalla del ombligo de los nios varones recin nacidos, aunque sin precisar qu campo era considerado como tal, en una poca en que ya no se llevaban a cabo campaas militares.

    Esta laguna en la kaxmpekwa inferida de la Relacin y los vocabularios, da lugar a preguntarse si se purg de stos, adems de los conceptos, las denominaciones y los vocablos religiosos, lo relativo al cuerpo lxico guerrero, en tanto se trat de evitar una restauracin de los clanes antiguos, que pudieran rebelarse al dominio espaol. Al respecto, una sospecha ronda la mente de este comentarista, que puede servir como hiptesis: la visin heredada de la kaxmpekwa, plasmada en la Relacin e incluso en los vocabularios, podra estar filtrada por una visin cristiana de la misma?

    Presencia etnogrfica e implicaciones actuales
    El autor menciona, con toda razn, las evidentes presencias y continuidades actuales de la antigua kaxmpekwa, aunque advierte que esto lo tratar ms adelante en otro estudio. Para todos es evidente la persistencia actual, as sea adaptada, de una buena parte de la antigua kaxmpekwa.

    Los ejemplos son muchos y de diferente ndole, suficientes para no dejar duda al respecto; de manera que el trabajo de Pedro Mrquez tiene tanto un inters histrico como etnolgico contemporneo. Por ejemplo, el que los sueos hayan sido un medio para recibir indicaciones de los dioses, suele estar presente tambin la actualidad, slo que ahora en vez de dioses aparecen y hablan vrgenes, cristos o santos catlicos, aunque, en veces, la continuidad es an ms clara cuando quien habla en el sueo es un Tarh o antigua representacin escultrica. Tambin es llamativo el deber de acompaamiento, vigente hasta hoy en da, a quienes deben cumplir un compromiso. Ni que decir de la importancia de las alocuciones educativas, ceremoniales, protocolarias, an practicadas por los wantriicha o discurseros.

    Por ello, podra sostenerse que la etnografa actual puede ayudar como instrumento para comprender la antigua kaxmpekwa, siempre y cuando se tenga el cuidado de filtrar lo que hoy es, ya que sta es fruto de una asimilacin cristiana. Por ejemplo, el agradecimiento a los dioses por la vida y los dones, mencionado en el escrito de Mrquez Joaqun, recuerda el equivalente agradecimiento y la contriccin cristianas. Esto nos regresa al problema que podra suponer el uso de fuentes, tanto de la Relacin como de los vocabularios, que podran ser ya producto de un proyecto: el franciscano de formar un nuevo reino cristiano, en este caso hablante del purpecha, integrado bajo el mando de la Corona espaola en el siglo xvi. Esto es algo que hay que tener presente, tanto en la Relacin, cuyo propsito segn su propio autor, era servir para moldear hombres cristianos; como en los vocabularios, que pudieron ser producto de una reforma lxica, elaborados por frailes lenguatarios conjuntamente con sabios de la antigua sociedad tarasca, para servir de instrumento aculturador y medio de evangelizacin. Hasta qu punto, por ejemplo, los mandones y los frailes acordaron considerar la kaxmpekwa para implantar el trabajo comunitario de los semaneros en los hospitales de los naturales, que administraron las cofradas marianas fundadas en el siglo xvi?

    Por otra parte, sea como haya sido, dado que servir al pueblo sigue siendo la idea que tienen presente an en la actualidad, por ejemplo, los cargueros y las autoridades an ligadas al costumbre purpecha, no est de ms decir que la kaxmpekwa puede ser retomada en un programa poltico en los movimientos defensivos, reivindicativos y democratizadores en las comunidades de hoy en da. Esto, siempre y cuando se le purguen los elementos que suponen la obediencia ciega a los mandones, que no considera el derecho a la rebelin del pueblo contra el mal gobierno, derecho inexistente en la antigua confederacin tarasca.

    ________________

    1 Gracias al Seminario de Cultura Purpecha, quien esto escribe pudo comentar
    la ponencia del colega Pedro Mrquez Joaqun, acerca de la kaxmpekwa, lo cual
    agradece pues le permiti aprender y reflexionar lo tocante a este tema y a sus diversas
    implicaciones. Este comentario fue ledo en una sesin del Seminario de Cultura
    Purpecha, llevado a cabo en el Museo Casa de Morelos, Morelia, los das 20 y 22 de
    febrero de 2013; aqu se publica ligeramente revisado





    Comentario acerca del estudio de Pedro Mrquez Joaqun dedicado a la kaxmpekwa o educacin en el antiguo clan waksecha de la confederacin tarasca, durante el siglo XVI en la provincia mexicana hoy llamada Michoacn.


    Imagen: Maestro Pedro Mrquez Joaqun, investigador de El Colegio de Michoacn (foto tomada del portal de dicha institucin en la Internet).

    Foto superior: Procesin durante la fiesta de San Antonio de Padua en
    Charapan, Mich.(Foto: Carlos Garca Mora).

    ltima edicin por Tsimarhu; 27/02/2013 a las 15:35
    Carlos Garca Mora, antroplogo
    http://carlosgarciamoraetnologo.blogspot.com

 

 

Informacin de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Puedes tambin dejar un comentario en este tema, usando simplemente tu cuenta de Facebook:

Temas similares

  1. Pregunta Acerca De Costumbres De Santa Fe
    Por Jurhiata en el foro Kurhjkorhekua
    Respuestas: 0
    ltimo mensaje: 18/04/2010, 19:11

Etiquetas para este tema

Permisos de publicacin

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  

Esta pgina comunitaria se reserva el derecho de prohibir el uso de cualquier programa, archivos y/o informacin en concordancia con los Derechos de Autor. www.Purepecha.mx NO aloja ningn tipo de material con Derechos de Autor en su Servidor, todo lo que aqu se encuentra y muestra son links o enlaces a servidores externos y la WEB ni el Staff tienen responsabilidad legal directa sobre dicho material.
Solo unas cuantas partes de sta pgina Web tiene COPYLEFT. Y para el resto, siempre se agradecer que se cite a los autores originales y correspondientes del contenido de la obra: msica, imgenes, archivo(s), vdeos, documentales, pelculas y escritos P'urhpecha (Purepecha) en cuestin. Esta pgina de comunicacin indgena por asamblea comunal de la Cultura P'urhpecha se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribucin-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Basada en una obra en http://www.purhepecha.org. Permisos que vayan ms all de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.purepecha.mx
Este sitio Web es la propiedad intelectual de tod@s los P'urhpecha de Michoacn, Mxico y en el Extranjero. Ha sido creado y diseado exclusivamente con Fines Culturales desde el da Domingo 10 de Febrero de 2008, es expresamente prohibido utilizar este sitio para fines comerciales y de lucro ajenos a las costumbres y tradiciones de la Cultura P'urhpecha.
Este sitio se administra y disea desde la Comunidad Indgena de Santa Fe de la Laguna, Municipio de Quiroga, Michoacn, Mxico.
En comn acuerdo, nos reservamos el derecho de admisin y expulsin o baneo de usuarios(as) registrados.
www.Purhepecha.org + www.Purhepecha.com + www.Purhepecha.mx
El huso horario es GMT -5. La hora actual es: 13:28.
Powered by vBulletin® Version 4.2.5
Copyright © 2022 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traduccin por vBulletin Hispano Copyright © 2022.
Pgina comunitaria, medio de comunicacin del Pueblo P'urhpecha, Michoacn, Mxico.
www.Purhepecha.com Todos los derechos reservados © Copyright 2008-2020.