A espaldas de la luna.





"Mi alma es la flor, la flor de las tinieblas,
el cáliz del amor y los dolores,
y se abre, ¡oh, noche!, en tu regazo frío,
y espera, así como las otras flores,